Recientemente, me invitaron a escribir una columna para el Portal de ex alumnos de la Universidad de Concepción.

Dice así:

Vas conduciendo tu flamante Lamborghini color rojo, súper deportivo, descapotable. Tienes en tus manos la última tecnología en automóviles y es de esperar que el mundo se rinda ante tus pies mientras avanzas.

De pronto, adviertes una neblina, cada vez más y más espesa, interrumpiendo tu visión por completo. Reduces la velocidad al mínimo porque te invade una sensación de profunda inseguridad al no lograr ver con claridad lo que hay en el camino. Sientes temor y la espesa neblina sigue allí.

Vivir sin metas es como conducir en medio de la niebla. No importa qué tanta tecnología posea el auto que conduces, no importa sus maravillosas características ni capacidad. Mientras no puedas ver el camino ante tus ojos, mientras no puedas advertir las señales de tránsito ni las condiciones de tráfico, no podrás poner en funcionamiento tu joya. Mientras no tengas unas metas definidas, no podrás explotar todo ese potencial que posees.

Tu capacidad para fijar y alcanzar metas tendrá más efecto en tu vida que cualquier otra habilidad y sin duda te permitirá marcar una importante diferencia en tu desarrollo.

Vivirás el éxito en todas las áreas de tu vida personal y profesional, desarrollarás una mentalidad positiva, te mantendrás motivado, definirás con certeza los pasos a seguir para lograr tu objetivo, reconociendo tus propios recursos y aprendiendo lo que haga falta. De este modo, experimentarás la satisfacción personal por la meta cumplida y te pondrás manos a la obra hacia un nuevo objetivo.

¿Tienes claro lo que quieres en tu vida laboral? Acaba con la neblina. Dedica un momento a pensar en dónde estás hoy y dónde quieres estar mañana, define tu objetivo y vamos, a trabajar en él, desplegando en el trayecto todas tus habilidades las que te harán un profesional más idóneo donde sea que decidas estar.

Porque tú determinas dónde te desarrollarás profesionalmente. Estudia las ofertas, decide por la que te haga saltar de la cama por las mañanas y ve en esa dirección.

Saber definir metas y el cómo lograrlas es la llave que abre todas las puertas.

Es la invitación que te hago. Aprende a trabajar en tus metas conquistando tus sueños y con ello, conquista tu felicidad.

Te comparto el enlace a la publicación aquí