Uno de los aspectos importantes al momento de trabajar la Autoestima, es poner atención a nuestra comunicación interior, es decir, la comunicación con uno mismo.

El lenguaje que usualmente utilizamos es de un valor fundamental para conseguir lo que deseamos. “Desgraciadamente, más del 95% de la población mundial mantiene una “conversación interior negativa”.

Está demostrado que hasta los ocho años oímos más de 100.000 veces la palabra “no”. Nuestro cerebro está condicionado para la conversación negativa; por ello tendemos más a enfocar lo que “no” queremos que lo que realmente deseamos.

Por ejemplo, en lugar de decirme a mí mismo “Quiero tener éxito”, me digo “No quiero fallar”, o en lugar de decirme “Quiero ser delgado”, me digo “No quiero estar gordo”. El subconsciente, que es muy directo, siempre toma el atajo.

Realiza el siguiente experimento: Antes de continuar leyendo, levanta la mano derecha. Bien, ¿la has levantado ya? En estado de hipnosis hubieses levantado sólo la mano, y no la mano y el antebrazo, como probablemente lo has hecho. El inconsciente va directo al asunto.

El asunto de una frase negativa no es el no, por lo cual lo que hace es omitir la palabra “no”. Por ejemplo: ¡No pienses en el color rojo!, ¡No pienses en una manzana! Como habrás podido ver, ya es demasiado tarde. Incluso subrayando el “no pienses”, tú pensaste en el color rojo y en la manzana, tal vez hasta en una manzana roja.

Lo mismo sucede cuando dices “No quiero fallar”: el subconsciente registra la palabra “fallar” y tú, sin darte cuenta, haces todo lo posible por fallar.

Debemos aprender a utilizar mejor el lenguaje cuando dialogamos con nosotros mismos, usando nuestra voz interior. ¿Qué voz? La que está preguntando “Qué voz”…”

Fuente: El Éxito no llega por casualidad. Dr. Lair Ribeiro